sábado, diciembre 08, 2007

Nosotros y él

NOSOTROS Y ÉL

Aunque con dos trabajos más en proceso de elaboración, el hasta ahora último cortometraje de Fernando Usón (Zaragoza, 1963), Yo y ella (2006), me trae a la memoria la validez de este peculiar cortometrajista que tiene ya una dilatada carrera, con presencias tan inquietantes y sugerentes como Nocturno (2006), La chica de la cárcel (2004) y Cara y cruz (2000), por citar solamente algunos de las que para mí son sus producciones más relevantes.
En Yo y ella podemos apreciar la influencia de aquella pieza televisiva del maestro Alfred Hitchcock, Incidente en una esquina (Incident at a corner, 1960), donde un determinado suceso era visto por diversos personajes situados en diferentes posiciones, que iban generando múltiples puntos de vista que de alguna manera proporcionaban las pistas que esclarecían el asunto. Sin ser exactamente lo mismo, pero partiendo de una situación similar, se resuelve una investigación sobre unos hechos concretos que involucran a una joven en un momento crítico de su vida, y cuya historia va cogiendo peso en el relato central a medida que los variopintos personajes que la conocieron antes de su fatal desenlace aportan datos claramente subjetivos sobre ella.
Pero también, Usón nos recuerda a Robert Pinget y su insólita novela La inquisitoria, 1962. Al igual que pasara en esta obra, la supuesta investigación que se produce, las continuas y sistemáticas preguntas que un investigador va dirigiendo de manera contundente a los sucesivos personajes que pueblan esta historia, adopta un cariz metafílmico (como era metaliterario en la obra de Pinget), creando un complejo juego de relaciones entre actor y personaje, personaje y personaje(s), personaje(s) y autor, autor y espectador(es), espectador(es) y personaje(s), que derriban las barreras entre creación y contemplación, o entre realidad y ficción si lo vemos en su más amplia dimensión. El propio Usón acaba deliberadamente confundiéndose con esa figura del investigador, que a través de unas entrevistas en las que hay de todo (amor, representación, simulacro, manipilación y hasta un sutil sentido del humor) va a ir elaborando la historia de ella, su personaje protagonista, a quien está retratando con las pinceladas de los testigos a los que interroga, pero que a su vez nos está mostrando la capa creativa en la que él, como autor, se está desenvolviendo y que despliega ante nuestros ojos, convirtiéndonos en mudos cómplices de la historia. El veredicto que, finalmente, podamos dar sobre lo visto y acontecido, tendrá que tener en cuenta, por lo tanto, la representación de una historia y la manera en que esa representación ha sido construida, una vez que todo, relato y metarelato, queda atravesado por esa investigación.
Con un estilo sarcástico, cortante, distanciado, y con un buen trabajo de un equipo técnico y artístico que ha sabido secundarle, Fernando Usón nos devuelve la confianza en una mirada inteligente, alejada de los convencionalismos de moda del cortometraje actual (historias convertidas en chistes, búsqueda de sorpresa final, ejercicios de estilo, cartas de presentación para la industria, o simplemente realizadores intentando hacer la "gran" película o un largo en miniatura), y es un placer ver a un sabio contador de historias que sabe reflexionar sobre ellas con lucidez y sensibilidad. La pregunta que me hago siempre tras ver algo como Yo y ella es por qué los directores de cine que están demostrando su valía con sus cortometrajes, véase el caso Javier Rebollo, tienen que tardar tanto para que encuentren (a veces ni siquiera llega) el respaldo que se merecen.

Mono 5

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Eres la primera persona que conozco que habla/escribe bien de Usón y sus cortos.

Supongo que serás amigos íntimo suyo... sin o eres él mismo!

De todas formas el artículo está muy bien escrito. Tanto que me haces plantearme lo visto pero... NOooo, no me engañas.

Enhorabuena por tu blog.

Abel Sineiro dijo...

Parece ser que has visto el episodio televisivo de Hitchcock "Incidente en una esquina". ¿Se puede conseguir en DVD con subtitulos en castellano?